Duane C. Tway, Jr. Define confianza como el “estado de buena disposición a interactuar sin temores con alguien o algo.”

Según él, esa disposición a la interacción tiene tres componentes:

1) Capacidad para confiar: significa que todas sus experiencias anteriores de la vida desarrollaron la capacidad y disposición a correr el riesgo de confiar en otros. Quien confía ha experimentado confianza y cree que es posible.

2) Percepción de competencia: creer que los demás están capacitados para desempeñarse competentemente en lo que haga falta.

3) Percepción de las intenciones, como que están motivadas no por el egoísmo sino por el interés conjunto. La confianza, como factor de la interacción de esos tres componentes, es algo difícil de mantener y fácil de destruir.

Cinco maneras de destruir confianza
Para que en una organización haya confianza, debe haber algo de transparencia en las intenciones, acciones, comunicación y resolución de problemas, especialmente en ejecutivos y gerentes, pero también en todos los empleados.

Aquí se enumeran cinco formas de destruir confianza:

• Mentir por acción: No decir la verdad, a menudo con intención de engañar o confundir. Esto impacta poderosamente sobre toda la organización ya sea cuando se da en las relaciones entre compañeros de trabajo o – mucho más grave – cuando mienten los jefes. Una mentira es una mentira. Si no es toda la verdad, si requiere armar bien las palabras, si alguien tiene que recordar los detalles para asegurar que no cambia la historia al volver a contarla, probablemente esté diciendo una mentira. O, por lo menos, parte de su historia es una mentira. La gente que miente, tenga el cargo que tenga, lastima su imagen. Demás está decir el impacto que tiene en una organización si los mentirosos son altos directivos.

• Mentir por omisión: Una mentira por omisión es un intento deliberado de engañar omitiendo partes de la verdad. Las mentiras de omisión son especialmente graves porque dan a la gente impresiones falsas e intentan influenciar conductas omitiendo detalles importantes.

• Predicar con el ejemplo: Destruye la confianza depositada en usted si no predica con el ejemplo, o sea, si no actúa como quiere que los demás actúen. Hablar es fácil, es la conducta lo que demuestra sus expectativas en acción y lo que hace que sus empleados depositen confianza en usted. .

• No hacer lo que se dice que se va a hacer: Pocos empleados esperan que cada declaración, meta y o proyección que usted hace se vuelva realidad. “Las ventas van a subir 10%. No se anticipan despidos. Contrataremos diez empleados este trimestre”. Si usted dice algo, se compromete, hace una proyección y los empleados esperan que eso ocurra. Usted destruye confianza si el resultado final nunca ocurre. Puede evitarlo comunicando honestamente y con frecuencia sobre lo siguiente:

–cómo fija la meta inicial,

–qué es lo que está interfiriendo con el logro de la meta inicial

–cómo y por qué cambió la proyección inicial y

–cómo evitará inconvenientes parecidos en el futuro.

La comunicación honesta es clave para crear confianza entre empleados, colaboradores y jefes.
Fuente: http://www.mercado.com.ar/nota.php?pag=1&id=371705